Saltear al contenido principal

Ante la crisis sin precedentes del Coronavirus Covid-19, las mascarillas se han convertido en un objeto de primera necesidad.

En esta sección encontrarás toda la información que necesitas saber sobre las mascarillas: qué tipos hay, cómo pueden servir para prevenir el Coronavirus, pros y contras de usar mascarillas, dónde comprarlas y mucho más. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es una mascarilla?

Es un objeto que sirve para tapar la nariz y la boca que actúa como barrera cortando el paso de gases, líquidos, patógenos, etc.

A excepción de algunas mascarillas profesionales para gases, petróleo o tóxicos, la gran mayoría de las mascarillas están formadas por los siguientes componentes:

¿Qué elementos componen la mascarilla?

Tira ajustable de aluminio

Esta tira queda a la altura del puente de la nariz. Sirve para poder ajustar la máscara a tu cara, evitando que no quede ningún hueco en los laterales. Suele estar presente en las mascarillas desechables y es una de las partes que primero se deteriora.

Válvula de exhalación

La válvula que se encuentra en muchas mascarillas sirve para facilitar la respiración ayudando a eliminar el calor y la humedad en cada exhalación.

La calidad de la válvula es un factor a tener en cuenta especialmente en las mascarillas para uso personal, que no pasan por el mismo control que las mascarillas de uso profesional.

En máscaras con una buena válvula, como las mascaras profesionales, el calor sale antes y no se acumula en el interior de la mascarilla (ver análisis).

Pero cuando la válvula es de mala calidad y la mascarilla es reutilizable, la válvula se puede deteriorar durante el lavado, por lo que es mejor elegir una mascarilla sin válvula en estos casos.

Filtros recambiables

El filtro es la parte de la mascarilla que nos protege de los gases, fluidos o patógenos del exterior. Algunas máscaras reutilizables tienen en su interior un bolsillo donde se encuentra un filtro que se puede cambiar.

Sujeción

Existe dos tipos de sujeción dependiendo del tipo de mascarilla. Sujeción detrás de las orejas y sujeción detrás de la cabeza.

Las mascarillas con sujeción detrás de las orejas disponen de unas tiras elásticas para que se ajusten bien. Es importante comprobar si este tipo de máscara dispone de algún elemento para ajustar el tamaño de la tira para que podamos fijarla correctamente a nuestra cara.

Las mascarillas con fijación detrás de la cabeza, suele tener también tiras elásticas que se anudan detrás de la cabeza aunque algunas también se fijan con velcro.

Tipos de mascarillas

Antes de saber qué tipos de mascarillas hay y cómo nos van a servir para prevenir el Coronavirus, necesitamos saber cómo se contagia y cuál es su tamaño.

Este virus es muy contagioso, puede entrar en nuestro organismo a través de las mucosas: los ojos, la nariz o la boca. No entra por la piel.

¿Cómo se contagia el Covid-19?

Normalmente se contagia a través de partículas de fluido que salen de la persona infectada cuando habla, tose, o estornuda. También podemos infectarnos si tocamos un objeto o superficie que contiene virus y luego nos tocamos la cara.

¿Cuál es su tamaño?

Para que nos hagamos una idea, el tamaño de una partícula de Coronavirus es 500 veces más pequeño que el diámetro de un cabello humano. A continuación tienes una infografía donde puedes imaginar más fácilmente cuál es su tamaño:

Mascarillas por tipo de uso

Estas son las mascarillas más comunes usadas en los diferentes sectores de la población

Máscaras para uso médico

En los hospitales y centros médicos se utilizan principalmente dos tipos de mascarillas: la mascarilla quirúrgica y las mascarillas de protección respiratoria.
Son mascarillas desechables que solo se deben reutilizar si se mantienen unas condiciones higiénicas adecuadas.

Mascarilla quirúrgica

Como su nombre indica, se utiliza entre otras cosas en los quirófanos. Tiene una función principal, proteger al paciente.

Esta mascarilla filtra el aire desde dentro hacia fuera. Eso quiere decir que por ejemplo en un quirófano, el médico se pone la mascarilla para evitar transmitir patógenos al paciente (pero no al contrario). Aunque también es útil para que el médico se proteja ante posibles salpicaduras de fluidos.

Mascarillas de protección respiratoria

Según la normativa europea UNE-EN149 las clasifica en tres categorías: FFP1, FFP2 y FFP3 según su capacidad para filtrar el aire.
Al contrario que las mascarillas quirúrgicas, éstas filtran el aire desde fuera hacia dentro. Pueden tener una válvula para evitar que se acumule la humedad que se produce por nuestra respiración.

  • Máscara FFP1: apenas se usa en hospitales porque solo tiene un 78% de eficacia de filtración. Sería suficiente para que un alérgico se protegiese del polen por ejemplo.
  • Máscara FFP2: también denominadas como N95 tienen un 92% de eficacia. Es la más usada en los centros sanitarios y la que más se vende en las farmacias.
  • Máscara FFP3: con un 98% de eficacia de filtración. Se utiliza en casos de alto riesgo de contaminación del aire donde es necesaria la máxima protección.

Máscaras para uso profesional

En este apartado están todas las mascarillas que usan los distintos profesionales (carpinteros, albañiles, pintores, etc) para protegerse del polvo, partículas líquidas, pintura, gases y vapores tóxicos.

Son máscaras que se pueden encontrar en cualquier tienda de bricolaje. Hay multitud de modelos, tamaños y materiales. Desde mascarillas muy sencillas que apenas protegen hasta máscaras que cubren toda la cara para proteger de gases.

Máscaras de uso personal

Con las máscaras de uso personal nos referimos a todas las mascarillas hechas de forma artesanal. Por ejemplo, es muy común que los alérgicos se fabriquen una mascarilla de tela para protegerse del polvo o de polen en primavera. Su efectividad depende mucho de cómo esté fabricada. Sin embargo, parece claro que llevar una mascarilla casera es mucho mejor que no llevar nada.

Ante la crisis del Coronavirus, el uso de la mascarillas personales se está extendiendo por todo el mundo. Mucha gente está fabricando este tipo de máscara para enviarla a los hospitales ante la falta de medios o para repartirla entre amigos y vecinos.

Mascarillas según su duración

Según el tipo de uso no encontramos en el mercado con dos mascarillas, las desechables y las reutilizables.

Mascarillas desechables

Las mayoría de las mascarillas de usar y tirar las utiliza el sector sanitario, aunque también son típicas por ejemplo las mascarillas de uso profesional antipolvo. Como su propio nombre indica solo se pueden usar una vez.
En esta situación de pandemia no se recomienda el uso de este tipo de mascarillas ya que hay que tirarlas después un único uso, no se pueden lavar y si las vuelves a utilizar, el riesgo de contagio es alto.

Mascarillas reutilizables

Este tipo de mascarillas es el más recomendado para uso personal ya que no se utiliza en los hospitales. Por tanto, su compra no perjudica aún más al déficit de mascarillas que hay actualmente en el sector sanitario, sino al contrario.
Dentro de la categoría de máscaras reutilizables hay diferente tipos de mascarillas.

Mascarillas reutilizables de tela

Suelen estar hechas de tela, normalmente suele ser algodón. Esta mascarilla no es la mejor opción ya que aunque tenga varias capas, la protección que nos ofrece es parcial.

Según un estudio (en inglés) la protección que nos ofrece esta mascarilla es del 60% como máximo. Seguiríamos estando expuestos al virus, aunque obviamente es mejor llevar esta mascarilla que no llevar nada.

Mascarillas reutilizables sintéticas

Están hechas de esponja de poliéster. Protegen un poco más que las de telas de tejidos naturales, aunque no nos protegen al 100%. La ventaja es que son muy fáciles de lavar.

Mascarillas de algodón con filtro protector

FOTO

Esta máscara reutilizable es la más recomendada por su protección y comodidad de uso. Es una mascarilla de algodón que dispone un bolsillo en su interior donde se incorpora un filtro que aporta un extra de protección.

Para reutilizarla simplemente hay que sacar el filtro y lavarla. El filtro también se puede sustituir cuando sea necesario.

Mascarillas con mezcla de capas de protección

Son mascarillas de tela con varias capas de filtro en su interior. Son máscaras lavables pero su principal problema es que el filtro está en el interior y no se puede ver ni sacar por lo que no sabemos cuándo empieza a deteriorarse después de varios lavados.

Tipos de filtros de las mascarillas

¿Cómo debe ser un filtro para protegernos del Covid-19?

Los filtros para uso profesional (sanitarios y profesionales de otros sectores) se dividen en 3 tipos: Series N, R y P.

Las series R y P son para uso exclusivamente profesional, ya que ofrecen protección tanto de partículas en el aire (incluidos los virus) y también líquidos, petróleo,, gases y tóxicos.

Por el contrario la serie N, sólo ofrece protección contra partículas en el aire como pueden ser el polvo, cualquier virus, contaminación etc.

La efectividad de un filtro se mide por la protección que ofrecen. Por ejemplo un filtro N95 (equivalente en España al tipo FFP2) ofrece una protección de 95%. Bloquea partículas muy pequeñas de hasta 0,3 micras (el diámetro de un pelo humano es de 50-100 micras).

En el mercado podemos encontrar máscaras de la serie N de distinto grado de protección. La mascarilla más usada en el sector profesional es la N95. Ofrece protección alta y permite respirar mejor que mascarillas de protección superior, aunque con dificultad.

A pesar de que las mascarillas N95 ofrecen una fantástica protección, su uso está sólo recomendado a profesionales y sanitarios ya que puede producir sensación de claustrofobia y dificultad para respirar a personas que no están acostumbradas a usarlas.

Además estas son las mascarillas que necesitan los hospitales para proteger a sus empleados y a pacientes ingresados que no tienen Coronavirus. Ellos los necesitan más que nosotros en este momento.

¿De qué material están hecho los filtros?

Los filtros en las mascarillas profesionales están hechos de entre 3 y 6 capas de material no tejido.
Casi todos los filtros llevan una o varias capas de tela de carbón activado. El carbón activado se usa en todo tipo de filtros, desde filtros de agua hasta filtros de las máquinas de aire acondicionado, etc.

Después llevan entre 2 y 4 capas de tela sintética no tejida como el polipropileno (también llamada tela meltblown).
Los filtros son de telas sintéticas porque las telas naturales no ofrecen buena protección al haber demasiado espacio entre las fibras de hilo, como pasa por ejemplo con el algodón.

En mascarillas para uso personal reutilizables es frecuente ver mascarillas hechas de algodón que disponen de un bolsillo interior donde se pone un filtro hecho con los materiales que acabamos de mencionar anteriormente. Este tipo de mascarillas ofrecen una protección inferior a las mascarillas médicas N95 pero protegen lo suficiente para ser una mascarilla de uso personal (no profesional).

Durante una pandemia como la actual del coronavirus puede ser difícil conseguir un filtro de calidad, pero podemos hacer un filtro tipo casero que ofrece un protección aceptable y desde luego mucho mejor que no llevar nada o llevar una simple mascarilla de algodón. Más abajo, en la sección de cómo hacer tu mascarilla casera explicamos también cómo puedes fabricar un filtro artesanal.

¿Se recomienda el uso de mascarillas?

La pregunta que todos nos hacemos es, ¿Es recomendable usar mascarilla? y si las usamos, ¿Pueden realmente protegernos del Coronavirus?

Lo que dicen los expertos…

En un primer momento el Gobierno ha enviado un mensaje confuso sobre el uso de las mascarillas. Se incidía en que no es necesario usar mascarillas si somos personas sanas. Esto se ha hecho con el objetivo de evitar a la compra masiva de mascarillas médicas que son ahora mucho más necesitadas en los hospitales.

Sin embargo, pasada la primera semana de Estado de Alarma se ha lanzado un mensaje que contradice al primero, comunicando que el uso de las mascarillas debería ser generalizado durante varios meses después de controlar el contagio, como medida de prevención.

Según los expertos, las mascarillas pueden ser una herramienta de prevención muy útil pero debemos tener en cuenta que nunca nos van a proteger al 100%.

No son la solución infalible ya que por sí sola no funcionan pero sí que es un buen método de prevención.

Eso sí, hay que combinar su uso con otros hábitos como realizar una correcta higiene de manos, mantener la distancia social, evitar por todos los medios las posibles aglomeraciones como el transporte público, teletrabajar, salir solo para lo estrictamente necesario, etc.

Los PRO y CONTRAS del uso de las mascarillas

Los pros

  1. Es una muy buena herramienta de prevención si se utiliza de forma correcta y se combina con otras herramientas como lavarse mucho las manos, usar guantes, etc.
  2. Es muy útil que los enfermos lleven una mascarilla quirúrgica, para evitar expandir el virus a otras personas o a cualquier superficie cuando tosen, estornudan o hablan.
  3. Es muy recomendable llevarla cuando tenemos que ir a algún sitio donde puede haber personas infectadas: en el autobús, en el supermercado, en el médico, en el trabajo, etc. O cuando tenemos a un familiar infectado en casa.

Los contras

  1. La sensación de protección que sentimos cuando llevamos mascarilla puede hacer que bajemos el grado de alerta y cometamos imprudencias. De poco sirve llevarla si por ejemplo nos la retiramos para contestar el móvil o rascarnos la cara.
  2. La máscara dificulta la respiración, creando una sensación algo claustrofóbica, sobre todo si la usamos durante un largo periodo de tiempo y la humedad se concentra.
  3. Los profesionales que utilizan habitualmente las mascarillas han sido formados para usarlas correctamente pero la mayoría de las personas no sabe cómo es la manera más correcta de ponerla, quitarla o ajustarla a la cara.

Conclusión

Si queremos evitar el contagio y frenar la expansión del virus entre todos, usa la mascarilla, por ti y por los demás. Pero no es necesario usarla en todo momento, solo en los casos donde el riesgo de concentración de personas sea mayor. Pero ojo, la mascarilla es solo un método de protección más, es muy importante seguir a rajatabla el resto de recomendaciones de higiene, distancia y ventilación.

¡Recuerda que pequeños detalles consiguen grandes logros!

¿Qué nivel de protección nos ofrece cada tipo de mascarilla?

Mascarillas médicas quirúrgicas

  • Es útil que la lleve una persona contagiada de Coronavirus, para evitar que esparza los fluidos por todos lados al estornudar o toser.
  • Es útil para una persona sana que quiere evitar ser contagiada. No es la mascarilla que mejor protege pero sin duda es mejor que no llevar nada. Además es una de las más cómodas de llevar.
  • No es útil para personas que estén en riesgo constante por tratar con personas contagiadas, como por ejemplo los médicos, ya que no ofrece la suficiente protección.

Mascarillas médicas de protección respiratoria

  • Es útil para personas sanas que quieren evitar contagiarse de Coronavirus. Las mascarillas FFP2 (N95) o FFP3, son capaces de filtrar partículas 10 veces más pequeñas que el Coronavirus. La desventaja es que dificulta la respiración y es más incómoda de llevar que otras mascarillas. Esto puede provocar que no se haga un uso correcto de la misma y disminuya su eficacia.
  • No es útil para personas infectadas que quiere evitar contagiar la enfermedad a personas sanas, ya que filtra el aire que entra, pero no el que sale.

Mascarillas de uso personal

Las mascarillas de uso personal pueden ser la solución perfecta para los que están buscando protegerse del Coronavirus pero no quieren o no pueden comprar las mascarillas de uso médico que tan necesitadas están ahora por el personal sanitario.

Su nivel de protección, depende mucho de cómo esté fabricada. Aún no hay estudios de peso que determinen el grado de protección de una mascarilla artesanal, pero en lo que todos están de acuerdo es que siempre va a ser mejor llevar una mascarilla de tela que no llevar nada.

En un estudio (1) realizado por la Universidad de Edimburgo para medir cómo protegen de la contaminación diferentes tipos de mascarillas, midieron la filtración de partículas 10 veces más pequeñas que las del Coronavirus.
El resultado fue sorprendente. Una simple mascarilla de tela (sin ningún filtro añadido) ofrecía una protección del 28%.

Por otra parte, las mascarillas quirúrgicas filtraron el 80% de las partículas y la mascarilla FFP1 llegó a filtrar hasta un 96,6% de las partículas.

Mascarillas de uso profesional

En este apartado hay muchos tipos de mascarillas que ofrecen protección muy diferente. La mayoría de mascarillas de uso profesional no están indicadas para protegernos del coronavirus ya que sirven solo para bloquear las partículas de polvo y otras partículas de gran tamaño si las comparamos con el Coronavirus.

Algunas mascarillas que sirven para filtrar gases tóxicos si ofrecen una buena protección contra el Covid-19 pero son demasiado grandes (cubren toda la cara), caras, pesadas y llamativas. Seguro que todo el mundo se te queda mirando si te ve pasear con una mascarilla que parece proteger más bien de una fuga radiactiva que del Coronavirus.

¿Quién debería usar mascarilla?

Mientras el virus no esté totalmente controlado, todo el mundo debería usar mascarilla como un elemento más de prevención contra el Coronavirus.

Desde el Gobierno de España, recomiendan uso de mascarillas en los próximos meses, estemos o no en cuarentena. Es una medida de prevención que ayuda a que el virus no se siga expandiendo y poder así ganarle la batalla.

Ante un déficit continuado de mascarillas, debería priorizarse su uso a los colectivos de riesgo.

¿Para quién está especialmente recomendado el uso de las mascarillas?

Si no hubiera mascarillas para todo el mundo, como ya está pasando, este sería el orden de prioridad que todos deberíamos respetar por RESPONSABILIDAD SOCIAL.

  • Sanitarios u otros trabajadores de los centros de salud. Su riesgo es mayor ya que están en contínuo contacto con personas infectadas. Necesitamos que estén sanos para que sigan velando por nuestra salud.
  • Personas mayores de 60 años. Es el colectivo de mayor riesgo. La mortalidad se dispara a partir de esta edad. Primero porque las defensas se van deteriorando con el paso del tiempo y después porque son los que más patologías previas tienen, factor de riesgo que incide directamente en la salud de estos pacientes.
  • Otros colectivos de riesgo: personas menores de 60 años con diversas patologías o factores de riesgo: personas inmunodeprimidas, embarazadas, enfermos con patologías respiratorias, hipertensos, personas con enfermedades respiratorias, obesos, etc.
  • Trabajadores más expuestos. Las personas que por las características de su trabajo, no puedan quedarse en casa teletrabajando y además tengan que tratar o atender a muchas personas a lo largo del día. Por ejemplo: trabajadores del sector del transporte, repartidores, personal de los supermercados, farmaceúticos, etc.
  • Resto de la población. Cualquier persona que tenga que realizar tareas donde se expongan al virus.

¿Deberían usar los niños mascarilla?

Sí, siempre que los niños tengan la suficiente capacidad para entender los riesgos de usar mascarilla.

Motivos por los que hay que tener especial precaución y control ante el uso de mascarilla de los menores.

  • Debemos tener en cuenta que hay máscaras que realmente dificultan la respiración. Nuestros hijos deben tener edad suficiente para entender que tienen que avisarnos si no pueden respirar bien.
  • Además, es difícil que un niño entienda la falsa sensación de protección que provoca la mascarilla para que siga estando alerta en todo momento y cumpla el resto de recomendaciones: no tocarse la cara, lavarse mucho las manos, mantener la distancia social, etc.

Dónde comprar una mascarilla

La mascarilla va a ser uno de los objetos de primera necesidad que utilizaremos durante los próximos meses en todo el mundo.

Es un nuevo hábito al que no estamos acostumbrados pero que pronto pasará a formar parte de nuestro día a día.

En Asia, ya era muy normal antes de la llegada del Coronavirus el uso de mascarillas diariamente. Ellos ya la usaban para proteger a los demás si salían de casa estando enfermos y también para evitar enfermedades provocadas por la contaminación.

Por este motivo Asia dispone de una oferta mucho más elevada que el resto de países.Sin embargo, en otros continentes como Europa hay escasez de oferta, ya que hasta hace poco el uso habitual de mascarillas se reducía a los hospitales. La llegada del Coronavirus ha visto incrementar la demanda de mascarillas de forma exponencial, (hasta un 10.000% solo en España) y el gobierno tampoco ha gestionado de la mejor manera la importación de mascarillas de otros países.

¿Dónde podemos comprar una mascarilla?

A continuación te indicamos los distintos sitios donde puedes comprar mascarillas:

Offline/Tiendas físicas

En España el único sitio donde se ha podido tradicionalmente comprar mascarillas ha sido en las farmacias. Ante el gran incremento de la demanda provocado por el Coronavirus, la mayoría de las farmacias se han quedado sin existencias.

Online / Amazon

En internet siempre se ha podido encontrar mascarillas en páginas como Amazon pero el incremento de la demanda ha hecho que los pocos vendedores españoles/europeos que aún tienen stock de mascarillas, suban sus precios.

Amazon decidió a bloquear a todos los vendedores nacionales y europeos, no está claro si para evitar la especulación de precios o por iniciativa del gobierno.

Ahora (a fecha de 20 de Marzo 2020) los únicos vendedores de máscaras que quedan en Amazon son extracomunitarios y prácticamente todos de China. Por eso cuando se intenta comprar mascarillas en Amazon la entrega mínima tarda de 4 a 8 semanas. Además estas mascarillas vienen directamente de intermediarios Chinos que no pagan impuestos ni IVA en España.

El gobierno ha hecho un gran esfuerzo para intentar bloquear estas ventas. La mayoría de las cuales serían para el uso privado aunque también habrá oportunistas que han comprado máscaras para venderlas y por eso se escucha estos días en la prensa sobre la confiscación en aeropuertos españoles de mascarillas provenientes de China.

¿Por qué hay tanta falta de mascarillas en España?

Hay varios factores que han influido en la falta de disponibilidad de mascarillas para el uso privado.

La primera razón es una cuestión simple de oferta, demanda y producción total de mascarillas a nivel mundial. Todo los países (algunos antes que otros) se han aprovisionado de mascarillas y los productores (la mayoría fabricantes Chinos) simplemente no han podido hacer frente a toda la demanda.

Cuando sube la demanda, también suben los precio y esto es lo que ha pasado a nivel mundial.

La segunda razón de la falta de mascarillas para uso privado, son las restricciones que hay a la hora de importar o comprar como particular mascarillas de fuera.

El gobierno ha tomado la decisión de restringir e intervenir el mercado en lugar de liberalizarlo y quitar restricciones.

Está claro que el sector de salud debe tener siempre preferencia a la hora de comprar las mascarillas pero quizás en lugar de confiscar pedidos de mascarillas de personas privadas hecho fuera de España, hubiera sido más eficiente liberalizar el mercado, al menos durante un tiempo.

Esto no quiere decir que se abra completamente el mercado para cualquier persona que quiera aprovechar la situación para lucrarse, ya que esto sería aprovecharse de una situación de crisis.

Pero no tiene mucho sentido que una persona que necesite una mascarilla para uso privado no pueda comprarla sin que el gobierno se la confisque. En primer lugar porque si la compra en el extranjero no está “quitando” esa mascarilla al sector sanitario y en segundo lugar porque es más productivo expandir la oferta en lugar de intervenirla, como sí ha hecho Inditex ofreciéndose para producir mascarillas y colaborar económicamente si es necesario. Incentivar la producción seguramente llevaría a mejores resultados que restringir el mercado.

Por último, la tercera razón por la cuál ahora es complicado conseguir comprar una mascarilla de protección respiratoria es seguramente la desinformación que en los primeros momentos hizo que muchas personas presas del pánico compraran muchas mascarillas que seguramente no vaya a utilizar y que sí que hubieran necesitado los sanitarios.

¿Qué opciones de mascarillas tenemos actualmente disponibles para protegernos?

Como hemos explicado en la sección de tipos de mascarillas, no es imprescindible usar una mascarilla PPF2 (N95) o PPF3 para estar bien protegidos. Tampoco es necesario comprar una mascarilla quirúrgica, ya que esas solo les sirve a los contagiados pero no a las personas que quieran evitar el contagio.

Hay otras opciones válidas que nos sirven para evitar la expansión del virus sin tener que usar mascarillas de uso médico que tanto necesitan ahora los sanitarios. Ellos las necesitan mucho más que nosotros. Como ciudadanos tenemos la obligación moral de buscar otras alternativas, se trata de tener RESPONSABILIDAD SOCIAL.

¿Qué alternativas tengo a las mascarillas de uso médico?

La mejor opción sería buscar una mascarilla de uso personal que no les sirve a los profesionales de la salud pero que sin embargo puede ser muy útil para cualquier persona de a pie.

Lamentablemente desde muchas fuentes oficiales se han centrado en fomentar la idea de que las personas de a pie no necesitamos las mascarillas. Esto es erróneo aunque entendible. Se ha hecho con el objetivo de evitar la compra masiva de las familias de mascarillas médicas que se necesitan más en los hospitales en este momento. El problema es que nadie se ha esforzado en promover otras alternativas válidas como las mascarillas de uso privado.

Alternativas para comprar o conseguir una mascarilla

Todavía es posible encontrar algunas mascarillas en España en páginas como Ebay y otros portales de compra-venta pero a precio muy superior al mercado. Además, las suelen vender personas que se están aprovechando de la falta de oferta, por lo que no es la opción más recomendada, aunque es entendible que algunas personas de colectivos de riesgo intenten conseguirlas por todos los medios.

¿Cuándo se debería usar mascarilla?

La recomendación más importante que se realiza por parte de todos los organismos oficiales y medios de comunicación es QUEDARSE EN CASA.

Esa es la medida más efectiva para luchar contra el Coronavirus Covid-19. No obstante, necesitamos salir de vez en cuando cubrir nuestras necesidades básicas.
La mascarilla es más útil cuando mayor es el riesgo de contagio al que nos exponemos.

Pero recuerda, el virus no está en el aire, se transmite mediante partículas de fluidos que llegan a las superficies o que salen de la persona infectada. No sirve de nada usar la mascarilla si vas simplemente a la esquina de casa a sacar al perro, donde no te cruzas con nadie.

Usa la mascarilla cuando:

  • Periodos de mayor riesgo: usa la mascarilla siempre que salgas de casa, evitando su uso en los desplazamientos (en coche) o cuando vas simplemente andando por la calle sin cruzarte con nadie.. Las mascarillas más eficientes (FFP2 o N95 o FFP3) dificultan la respiración y pueden provocar mareos y hasta desmayos si se usan por largos periodos de tiempo.
  • Una vez pasado el periodo de mayor riesgo, donde disminuye la probabilidad de contagio, es recomendable llevar en el bolso un kit de higiene siempre disponible y donde se incluya una mascarilla, para usar en lugares como: sitios con mala ventilación o con mucha gente como, tiendas, supermercados, centros comerciales, aeropuertos, aviones, autobuses, trenes, metro etc.

Ejemplos de casos en los que el uso de la mascarilla es muy recomendable:

  • Para ir al médico. Hay que evitar ir al médico y solo acudir cuando es estrictamente necesario. Antes de acudir es recomendable llamar antes a nuestro centro médico para preguntar si es necesario acudir a consulta o es algo que se puede solucionar por vía telefónica. Por ejemplo, en muchos casos los médicos están haciendo recetas por teléfono para evitar la saturación sanitaria y reducir el riesgo de contagio por aglomeraciones. En el caso que tengas que acudir al médico, ponte la mascarilla, así evitarás contagiarte o contagiar a los demás si tuvieras síntomas de Coronavirus.
  • Si compartes casa con una persona que tiene síntomas de Coronavirus. En este caso es de vital importancia mantener unas rigurosas medidas de higiene y por supuesto, usar la mascarilla cuando estamos en la misma habitación que el enfermo o sintomático.
  • Para usar el transporte público. Si necesitas usar el transporte público para desplazarte, es muy recomendable usar mascarilla ya que es uno de los lugares donde existe mayor riesgo de contagio.
  • Para trabajar. Si no tienes la posibilidad de teletrabajar y compartes oficina con más personas, es necesario usar la mascarilla. Mucho más cuando tu trabajo implica estar en contacto contínuo con gente.
  • Para comprar. Si vas al supermercado, a la farmacia o cualquier otra tienda donde puede haber más gente. No es necesario llevarla puesta todo el tiempo, por ejemplo en el coche, pero sí cuando nos acercamos al lugar donde podemos compartir espacio con otras personas o haya aglomeraciones de gente, por pequeñas que sean.

Estos son solo algunos ejemplos en los que, como norma general, debemos usar la mascarilla (además de las otras medidas de prevención). Que resumiendo será en todas las situaciones donde haya un mínimo de riesgo de contagio, sobre todo si hay a nuestro alrededor personas especialmente vulnerables.

¿Cómo ponerse correctamente una mascarilla?

Ponerse correctamente la mascarilla es tan importante cómo llevarla.

Los sanitarios reciben formación para aprender cómo se pone, cómo se quita y cómo manipularla pero muchos ciudadanos no son conscientes de la importancia que tiene el manejo adecuado de su mascarilla.

Los profesionales no suelen recomendar el uso de mascarillas médicas para el resto de la población, no solo porque es de uso prioritario para sanitarios, sino porque son mascarillas que dificultan la respiración y puede cansar rápidamente a cualquiera que no esté acostumbrado a llevarlas.

Sin embargo, las mascarillas de uso privado, aunque no ofrecen una protección tan alta como las mascarillas médicas de uso respiratorio, son mucho más fáciles de poner al no tener por ejemplo la barra metálica para ajustar la mascarilla a la nariz. Aunque no son válidas para usar en lugares de alto riesgo como hospitales, si que son muy útiles para nuestro día a día según afirman muchos profesionales.

Pasos para ponerse una mascarilla

  • Paso 1: Lávate las manos con agua y jabón. En caso de estar fuera de casa también es válido utilizar un gel o toallita desinfectante para realizar este paso.
  • Paso 2: Revisa la mascarilla y comprueba que esté en condiciones óptimas. No la uses en caso de detectar cualquier defecto.
  • Paso 3: Sujeta la parte exterior de la mascarilla en la palma de la mano
  • Paso 4: Pon la mascarilla cubriendo nariz y barbilla. La banda metálica que llevan algunas mascarillas es para adaptar tu nariz por lo que debe quedar en la parte superior. Las bandas elásticas deben caer sobre tu mano.
  • Paso 5: Coloca la banda de sujeción en la zona superior de la parte de atrás de la cabeza. Si la mascarilla es de doble banda, debes colocar la banda inferior en el cuello, por debajo de las orejas.
  • Paso 6: Ajusta la banda metálica a tu nariz apretando con los dedos.(si la mascarilla dispone de este elemento).
  • Paso 7: Comprueba que la mascarilla está bien ajustada a tu cara realizando una respiración con las manos sujetando la mascarilla. No debe salir ni entrar aire por los laterales.
  • Paso 8: Si el aire se cuela es que la mascarilla no está correctamente adaptada a su cara. En ese caso vuelve a ajustar la banda de metal a tu nariz y si eso no es suficiente, intenta ajustar las bandas hasta que no salga ni entre aire por los lados.

¿Cómo quitarse correctamente la mascarilla?

Para quitarse la mascarilla no toques en ningún momento el respirador ya que podría estar contaminado.

Saca primero la sujeción inferior por encima de la cabeza y posteriormente la superior. Desecha la mascarilla agarrándola por la sujeción o límpiala si es una mascarilla reutilizable.

Referencias   [ + ]

1. Efectos cardiovasculares beneficiosos de reducir la exposición a partículas de polución en el aire con una mascarilla facial sencilla. Enlace al estudio. «Beneficial cardiovascular effects of reducing exposure to particulate air pollution with a simple facemask»
Volver arriba